Música

Descemer Bueno Cantante - Compositor - Productor

0:00 / 0:00

Playlist

El Carro
Descemer Bueno
222
Cimarron
Descemer Bueno
182
Descemer Bueno - Habana (Cuba Free Mix)
Descemer Bueno
206

Uno de los monumentos más intrigantes de La Habana está situado en la esquina nordeste de la Plaza Vieja y su nombre es Descemer Bueno. Es un tipo que canta rap, toca contrabajo e improvisa jazz y es un verdadero monumento a la versatilidad y exportabilidad de la música cubana de hoy. Por supuesto que no se puede garantizar que él siga en la Plaza Vieja cuando vayas a verlo –incluso puede desaparecer antes del fin de esta entrevista – porque Descemer Bueno es la clase de monumento que no está mucho tiempo en el mismo sitio.

Nació en Habana Vieja en 1971, donde estudió música y finalmente obtuvo los credenciales para enseñar. Este barrio también es el lugar en el que Estado de Animo (el conjunto de jazz que Descemer formó a principios de la década de 1990 con el guitarrista Elmer Ferrer y el trompetista Roberto Carcasés) solía ensayar. Estos ensayos valieron la pena: Estado de Animo pasó gran parte de los 90 de gira en España, Bolivia, Uruguay, Alemania y Argentina, y después Descemer hizo una gira de los Estados Unidos en 1998 con otro conjunto de jazz, Columna B. Y así es más o menos como empezó su odisea.

Descemer se convirtió en un artista en residencia en la Universidad de Stanford, California, y pasó un año enseñando música en la Universidad de Sudáfrica, en Ciudad del Cabo, pero lo que realmente hizo fue tocar música y componer canciones. En 1999 se trasladó a Nueva York y fue cofundador de Yerba Buena, el ahora legendario grupo de hip-hop latino. Descemer compuso la mayoría de las canciones de "President Alien," el álbum de debut y lanzamiento de Yerba Buena.

Las canciones de Yerba Buena aparecieron en películas americanas y anuncios de Pepsi pero Descemer Bueno pasó a otras cosas. Dejó Yerba Buena y Nueva York, y empezó a pasar más tiempo en Cuba. Empezó a aparecer como productor, arreglista o compositor aparentemente en cada álbum interesante que salía de la isla. Produjo "Haydée" para Haydée Milanés; "La Isla Milagrosa" para William Vivanco; "Breathe" para Yusa; y en el momento de esta entrevista está trabajando en un álbum con la nueva estrella Diana Fuentes. También produjo la partitura para la película "Havana Blues," que le hizo ganar el premio español Goya para la Mejor Música Original en 2006.

Entretanto, su contrabajo eléctrico nunca ha estado lejos de sus manos. Estudió piano y guitarra, pero el contrabajo tiene para él una atracción irresistible. "El contrabajo establece el tono para toda la banda," dice. "Es un instrumento cotidiano, un instrumento de fondo – no, un instrumento `underground'. El contrabajo anda por las calles de la ciudad, ¿sabes lo que quiero decir? El contrabajo va a todas partes. No es especialmente musical o sentimental – es elemental."

Hizo sus primeros conciertos profesionales tocando el contrabajo con Santiago Feliú, uno de los mejores trovadores de Cuba. Cuando Feliú le puso a trabajar componiendo canciones, Descemer descubrió que también tenía un don para escribir letras. El conjunto de boleros que compuso para Fernando Álvarez justo antes de la muerte del cantante en 2002 hizo que Descemer adquiriera una reputación de joven "bolerista" que se debía tener en cuenta.

"Es evidente que hoy día soy más conocido como compositor que como intérprete," dice Descemer. "Parece que hoy la gente reconoce mi música pero no sabe quién soy. Pero reconoce mi música y esto es lo que es realmente importante para mí. La celebridad y la inflación del ego son cosas que intento evitar."

Creyó que había encontrado una buena fórmula para evitar la celebridad cuando firmó con la etiqueta Universal Latin para grabar su primer álbum en solitario. "Decidí que no iba a hacer reggaetón," recuerda. "No iba a hacer hip-hop. Iba a hacer fusión." Ese álbum se convirtió en "Siete Rayo" (2005) e incluyó contribuciones de George Pajon de los Black Eyed Peas, que elogió a Descemer por "hacer rap de una forma que nadie hace en la música latina.''

Ahora, mientras pone los últimos toques en su segundo álbum en solitario, Descemer ha vuelto al lugar en que empezó, pasando su tiempo en la Plaza Vieja y disfrutándolo claramente. Ha vivido en Miami y Nueva York y recientemente se trasladó a Los Angeles pero – como se puede oír en bastantes de las letras de sus canciones – La Habana es el lugar donde está su corazón. La Habana también es el lugar donde está su madre, en el mismo edificio de la Calle Villegas en el que Descemer creció.

"Cuando sueño, sueño en estas calles," dice. "Ahora me veo trabajando en más proyectos en Cuba. Vengo aquí muy a menudo – en primer lugar porque este es mi país y tengo aquí a toda mi familia, pero especialmente porque todas mis raíces musicales están aquí en Cuba y tiran de mí constantemente."

Ve a verlo mientras puedas.

 

 

  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
Iframe