Artes Visuales

Glenda León Artista plástico

Glenda León es una artista plástica que nos pide que escuchemos lo que ve; que veamos lo que escucha o que pensemos sobre lo que escuchamos y vemos al admirar una de sus obras. En un periodo de tiempo relativamente corto- nació en La Habana en 1976- , León ha obtenido reconocimiento alrededor del mundo por su remarcable habilidad para ponerle sonido al medio visual. Sus obras conceptuales y videoarte son exhibidos en museos como el Centre Georges Pompidou de París, el Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana o el Museo de Bellas Artes de Montreal, así como en galerías de Cuba, Alemania, España y Estados Unidos.

Al igual que muchos artistas cubanos, Glenda León siente pasión por la música y las artes escénicas. A los 14 años sus padres la inscribieron en el Centro Prodanza de Cuba, donde estudió ballet clásico bajo la dirección de Laura Alonso, la única hija de la legendaria prima ballerina cubana Alicia Alonso. Demostró su talento para el baile y la coreografía, pero finalmente decidió que tenía otras cosas que experimentar. Estudió Historia del Arte en la Facultad de Arte y Letras de La Habana y empezó su trabajo como artista plástico. Sin embargo, nunca dejo de interesarle la música.

Glenda León trabaja a menudo con materiales en bruto y con derivados de la música. Los examina y los transforma de forma que revelen su poder metafórico en una época en la que se hace, se produce y se consume música en un flujo constante. Una exhibición reciente de León en la MagnanMetz Gallery de Nueva York- su primera exposición individual en Estados Unidos- se intitulaba Escuchando el silencio y presentaba esculturas hechas de discos de 45 revoluciones por minuto y clichés fotográficos de distintos objetos (hojas, gotas de lluvia, dados…) superpuestos para formar notas en hojas de partitura.

En una  obra que fue mostrada por primera vez en La Habana como parte de su serie Objetos encontrados de 2005, un piano de dos patas con una tapa levantada que revela una explosión de flores amarillas se inclina hacia delante como un poni de circo haciendo una reverencia después de una actuación

Algunas de las obras conceptuales de León incorporan, literalmente, una dimensión personal. Su "Peinado para un momento silencioso" muestra hojas de partitura que forman mechones de pelo. La artista ha utilizado chicle mascado por ella misma para formar una imagen de un árbol y un mapa del mundo. Una de sus obras parece beber directamente de su experiencia en su ciudad natal. "Tu ropa es mi ropa" (2006) es una impresión fotográfica en un lienzo que muestra ropa secándose en el tipo de tendederos que atraviesan las calles de La Habana. La única diferencia es que en la interpretación que hace León de la escena, la ropa cuelga de un cielo azul como un pájaro sobre un cordón, sin personas ni edificios a la vista, adentrándose en el infinito.

"Pasé mucho tiempo preocupándome de las absurdidades de la vida en Cuba o tratando de hallarle sentido a situaciones que parecían un poco absurdas", León confía a Havana Cultura. Pero luego se fue a vivir a Alemania para estudiar en la Academia de Artes Mediáticas en Colonia entre 2005 y 2007. "Cuando volví a La Habana, vi la cosas de una forma totalmente distinta. Me di cuenta de que lo absurdo puede tener un lado positivo".

  • 0
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
Iframe